Activistas dominicanos tomaron el lunes una escuela pública en reclamo para que las autoridades reparen las deterioradas instalaciones y en protesta por la negativa del gobierno a incrementar el presupuesto destinado a educación.

"Nuestra meta no es que se paren las clases, por eso creamos un programa alternativo de docencia", explicó en entrevista telefónica con la AP Fernando Gil, uno de los más de 25 miembros del denominado grupo "Lxs Libertarixs" encerrados en la escuela. Se imparten cursos de civismo, cultura y medio ambiente en la acera de la escuela a algunos de los estudiantes de secundaria.

Los activistas impidieron el ingreso de estudiantes y profesores a la escuela, que atiende a unos 1.300 alumnos de educación básica, secundaria y para adultos en sus tres turnos, según datos del Ministerio de Educación.

Gil, médico de 25 años, dijo que el grupo abandonará la escuela cuando las autoridades educativas se comprometan por escrito, mediante un contrato, a reparar las instalaciones y "reivindicar el derecho a una educación pública, gratuita y laica".

Alrededor de 60% de las 12.000 escuelas de República Dominicana carecen de agua potable, según un estudio de Naciones Unidas, mientras que la calidad de la educación básica del país ocupa el antepenúltimo lugar en el índice de competitividad 2011-2012 del Foro Económico Mundial.

Felipe Santiago, director de la escuela, dijo que hace más de una década el gobierno comenzó los trabajos para acondicionar el edificio, pero la obra está paralizada desde 2007. El grupo de manifestantes trabajará durante su estancia en la reparación y limpieza de algunas aulas.

Una delegación de funcionarios del ministerio de Educación se reunió con Santiago y con una comisión mediadora para negociar con los activistas que abandonaran la escuela, aunque no alcanzaron ningún acuerdo.

Desde octubre de 2010, más de 200 organizaciones civiles han realizado frecuentes manifestaciones para exigir que el gobierno cumpla la ley que establece que el 4% del Producto Interno Bruto o el 16% del presupuesto público se invierta en educación básica y secundaria.

Ningún gobierno ha cumplido la ley desde que se promulgó en 1997 y en el presupuesto público para el 2012se destinó el 2,45% del PIB a educación.