Los dueños de los equipos de la NBA adoptarán una posición más dura si su nueva propuesta es rechazada por los jugadores el miércoles, advirtió el lunes el comisionado de la liga, David Stern, al explicar que "lo único racional por hacerse es que logremos ese acuerdo".

En una entrevista con ESPN, Stern dijo que la liga cree que hay una "gran oferta sobre la mesa" y anticipó que el ofrecimiento "empeorará a partir de allí" si el plazo vence sin acuerdo. El plazo del miércoles fue impuesto el domingo por Stern.

Los propietarios plantean en la nueva propuesta que los jugadores reciban un porcentaje que vaya del 49% al 51% de los ingresos relacionados con el basquetbol. Los jugadores, que en el contrato colectivo de trabajo anterior recibían el 57%, consideran casi imposible aceptar esa cifras.

Stern advirtió que, sin un acuerdo el miércoles, los dueños reducirán a 47% la cifra para los jugadores y aumentarán la suya a 53%, además de que plantearán un tope salarial rígido.