El Comité Organizador de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 (COPAG) anunció el domingo que serán restituidas las medallas que presenten problemas de decoloración, luego de que algunos atletas comenzaron a reportar desteñimiento de las preseas, en particular las de bronce.

"El COPAG informará de esta situación a los Comités Olímpicos que participaron en la justa deportiva, para que cualquier medalla que registre algún defecto les sea restituida de inmediato", señaló el organismo en un comunicado.

El comité acompañó su anuncio con un comunicado de la Casa de Moneda de México, responsable de la elaboración de las medallas, que admitió deficiencias en algunas preseas de bronce.

La Casa de Moneda de México informó que las medallas se fabricaron a partir de metal base cobre y fueron recubiertas de oro, plata o cobre, "tal como nos fueron solicitadas".

Reconoció que "particularmente el cobre, metal con que fueron recubiertas las medallas de bronce, es altamente susceptible de oxidación".

Refirió que sólo tenía conocimiento de cuatro medallas de bronce afectadas y recomendó tener cuidados como no exponerlas a soluciones solventes ni pulirlas.

La casa de moneda añadió que "acepta la responsabilidad sobre estas nuevas piezas con recubrimiento, por lo que atenderá con la mayor prontitud la reposición de las medallas de bronce que presenten el problema de decoloración reportado".

En Brasil, algunos de sus atletas se han quejado que las medallas se han desteñido o perdido el color.

El lanzador de disco Ronaldo Juliao y el jugador de squash Rafael Alarcón dijeron al cibersitio Globoesporte.com que sus preseas de bronce empezaron a deteriorarse tras volver de las justas en la ciudad mexicana de Guadalajara.

El diario Reforma publicó el sábado que al menos 17 atletas mexicanos le habían reportado el cambio de color en sus preseas.