Las autoridades de Tailandia elevaron hoy a 506 el número de muertos por las persistentes inundaciones en las provincias de la meseta central y en áreas de Bangkok, que han causado uno de los mayores desastres que recuerda el país asiático.

El aumento de las víctimas mortales, de 450 a 506 en apenas 24 horas, coincide con un empeoramiento de la situación en los distritos del oeste de la capital, con una alta densidad de población y en los que sube el nivel del caudal de agua que los anega.

El centro de operaciones creado por el Gobierno en respuesta al desastre, indicó que aunque las inundaciones remiten en alguna de las 25 provincias de la meseta central, en Bangkok crecen debido al enorme caudal de agua que baja desde éstas.

Las autoridades de Tailandia ordenaron hoy nuevas evacuaciones de áreas de Bangkok ante el avance de las aguas que inundan amplías zonas del norte y oeste de la capital desde hace casi una semana.

El gobernador de la capital, Sukumbhan Paribatra, ordenó este sábado evacuar otras cinco barriadas del oeste de Bangkok atravesadas por decenas de canales que conectan con el río Chao Praya, cuya desembocadura se encuentra a unos 20 kilómetros al sur.

Bangkok empezó a registrar las primeras inundaciones hace poco más de semana y, desde entonces, las autoridades han ordenado evacuar nueve del total de 50 en los que está dividida esta ciudad habitada por cerca de 12 millones de personas.

Estas inundaciones, consideradas las peores que se registran en el país en más de medio siglo, han causado más de dos millones de damnificados y obligado a unas 200.000 personas a refugiarse en improvisados centros de acogida.

El desastre comenzó el pasado julio con el desbordamiento de ríos y pantanos del norte y la región central, a causa de las copiosas lluvias del monzón y de tres tormentas tropicales seguidas.