El asediado primer ministro griego y el líder del principal partido de oposición acordaron el domingo formar un gobierno interino que asegure el nuevo pacto europeo sobre la deuda del país y supervise unas elecciones anticipadas.

La noticia coronó una semana de turbulencia política en la que Grecia enfrentó una catastrófica cesación de pagos y vio amenazada su pertenencia a la zona euro.

Los líderes griegos estaban ansiosos por poner fin a una grave crisis política con algún resultado positivo antes del lunes, cuando el país encarará una reunión de ministros de finanzas de la zona euro en Bruselas.

El acuerdo preliminar, en el que el primer ministro George Papandreou dimitiría, llegó tras una semana de dramatismo provocada por su anuncio de someter el acuerdo sobre la deuda a un referéndum.

Papandreou echó para atrás ese plan el jueves ante la férrea oposición de los líderes europeos y de los propios legisladores de su Partido Socialista, muchos de los cuales pidieron su renuncia.

Papandreou "ya ha declarado que no dirigirá el nuevo gobierno", dijo el comunicado de la Presidencia.

El primer ministro volverá a reunirse el lunes con el líder opositor Antonis Samaras para intentar acordar quién encabezará el nuevo gobierno y quién será incluido en su gabinete, agregó la oficina de la Presidencia.

Una reunión prevista con los líderes de todos los partidos políticos representados en el parlamento, que se llevaría a cabo la noche del lunes, fue cancelada después de que dos partidos de izquierda se negaron a asistir, agregó la oficina.

El anuncio se produjo después de una reunión nocturna entre Papandreou y Samaras convocada por el presidente Karolos Papoulias para poner fin a dos días de estancamiento. Las conversaciones directas no habían despegado ya que Papandreou había accedido a dar un paso al costado, pero sólo después de que las conversaciones para compartir el poder definieran la composición del nuevo gobierno, y Samaras insistió en que quería elecciones anticipadas y que solamente negociaría si Papandreou renunciaba primero.

Un funcionario de la oposición conservadora dijo que el partido de Samaras está "absolutamente satisfecho" con el resultado de las conversaciones y que los funcionarios del partido se reunirán la noche del domingo con el ministro de finanzas Evangelos Venizelos y sus asesores para discutir cuánto tiempo tomaría finalizar el nuevo acuerdo europeo sobre la deuda y cuándo podrían celebrarse los comicios.

"Nuestros dos objetivos, que dimita el señor Papandreou y se celebren elecciones, se han cumplido", dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato para poder discutir el proceso.

La crisis se desató cuando Papandreou anunció sorpresivamente el 31 de octubre que quería someter a referéndum el nuevo acuerdo europeo sobre la deuda diseñado para rescatar la economía de su país. La idea causó gran alboroto en Europa, y los gobernantes de Francia y Alemania dijeron que cualquier voto popular en Grecia decidiría si el país se mantenía en el grupo de países que comparten el euro.

Los funcionarios europeos también dijeron que el país no recibiría la vital entrega de 8.000 millones de euros que hacen parte del actual paquete de rescate financiero de 110.000 millones de euros hasta que se conociera el resultado.

Se prevé que el gobierno interino esté en funciones por unos tres o cuatro meses.