El corredor keniano Geofrey Mutai que ganó hoy el maratón de Nueva York y estableció la mejor marca de todos los tiempos en esa prueba admitió que había llegado con el convencimiento que podía conseguir un buen registro.

"Después de lograrlo en el maratón de Boston, aunque no se me reconoció, sabía que estaba en un buen momento y que podría hacer algo grande en el de Nueva York", declaró Mutai, que marcó un tiempo de dos horas, cinco minutos y seis segundos para superar la marca del etíope Tesfaye Jifar (2h07:043), lograda en el 2001.

Mutai, de 30 años, que se llevó un premio de 200.000 como ganador, también se convirtió en el primer corredor que ganó los maratones de Boston y Nueva York en el mismo año desde que lo lograse su compatriota Rodgers Rop, en el 2002.

"Con un poco de frío, de viento y soleado fue el ambiente perfecto para que pudiese correr rápido y sentirme siempre muy a gusto durante toda la prueba", comentó el nuevo campeón del maratón de Nueva York.

Sin embargo, no está seguro si podrá formar parte del equipo nacional de su país que se presente a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, porque también están Abel Kirui, dos veces campeón del mundo, y Patrick Makau, que tiene oficialmente el récord del mundo conseguido el pasado septiembre en el maratón de Berlín (2h03:38).

"La única diferencia que puedo hacer con mi récord es con los corredores que han estado en la carrera, pero no sé lo que hubiera pasado si ellos (Kirui y Makau) también hubieran participado", comentó Geoffrey Mutai.

Mientras que su compatriota Emmanuel Mutai -ningún tipo de parentesco entre ambos-, lo siguió para quedar segundo y conseguir un premio de 500.000 dólares al ser el Campeón del Mundo de Maratones para la temporada del 2011 después de haber participado también en los de Londres (que ganó), Berlín, Boston y Chicago.

La etíope Firehiwot Dado, de 27 años, protagonizó la gran remontada dentro de la categoría femenina al superar en la recta final a la keniana Mary Keitany, la campeona del maratón de Londres, que había dominado toda la carrera pero no pudo aguantar el ritmo en los dos últimos kilómetros.

"Después de ver cómo estaba corriendo de rápido desde el comienzo, nunca me imagine que podía darle alcance", declaró Dado, que se llevó un premio de 170.000 dólares. "Cuando la volví a divisar, me sorprendí, pero me sentí muy feliz porque pensé que podía ganar la prueba, como así fue".

Su compatriota Buzunesh Deba, que vive en Nueva York, fue la gran favorita de los aficionados que la apoyaron todo el tiempo, y consiguió por primera vez un podio en uno de los maratones importantes del año.

Deba se quedó a sólo cuatro segundos de haber conseguido el triunfo para protagonizar el final más cerrado que se ha dado en la historia del maratón de Nueva York.

"Me siento muy feliz por todo el apoyo que he recibido", declaró Deba. "Me entreno dos veces por semana en el Central Park y haber quedado segunda es un gran sueño", agregó Deba, de 24 años.