El presidente sudanés, Omar al Bachir, aseguró hoy que el Ejército sofocó la revuelta en la provincia del Nilo Azul, en el sur del país y fronteriza con Etiopía, donde milicias rebeldes habían instalado su base de operaciones.

En un discurso pronunciado tras la oración de la Fiesta del Sacrificio en la ciudad de Al Kormuk, Al Bachir anunció de forma oficial el fin de la revuelta de los milicianos del Movimiento Popular para la Liberación de Sudán/Sector Norte (MPLS-N), la rama norteña del grupo que gobierna el recién nacido Sudán del Sur.

Al Bachir afirmó que Al Kormuk, que había sido el bastión de los rebeldes en el Nilo Azul, está "segura y liberada" y agregó que los milicianos escaparon tras la victoria del Ejército sudanés.

Indicó que todavía quedan "pequeños focos de resistencia, que no tienen influencia y serán eliminados definitivamente".

Para Al Bachir, su presencia en la zona es una prueba de que la situación ha vuelto a la normalidad y que la rebelión en la región ha terminado.

El mandatario sudanés ordenó al Ejército que se dirigiera hacia la frontera con Sudán del Sur y advirtió a la república recién creada de que, "si no para de acoger y apoyar a los rebeldes, Sudán perderá la paciencia"

En su discurso, Al Bachir hizo referencia a las relaciones con Sudán del Sur y recomendó al país vecino que trabaje "para garantizar la estabilidad y la paz en la región, en lugar de encender los conflictos" en las provincias fronterizas del Nilo Azul y Kordofán del Sur.

El actual Sudán del Sur y Sudán libraron una guerra de dos décadas, que finalizó en 2005 con la firma de un acuerdo de paz que condujo a la independencia del primero el pasado julio.

Además, Al Bachir aludió a la destitución del gobernador de la provincia del Nilo Azul y presidente del MPLS-N, Malik Eqar, y señaló que "el orgullo y la ilusión le dejaron imaginar (a Eqar) que podría trasladar la batalla al palacio presidencial de Jartum".

El dirigente sudanés ha ordenado a sus fuerzas que encuentren a Eqar, que se halla en paradero desconocido, para detenerlo y procesarlo.

Como es habitual en las festividades musulmanas, Al Bachir anunció el indulto de todos los ciudadanos encarcelados que fueron obligados a formar parte del MPLS-N.

La derrota de los rebeldes en el Nilo Azul ocurre una semana después de que el Ejército de Sudán repeliera un ataque de los milicianos en la también conflictiva provincia de Kordofán del Sur y causara centenares de bajas en la filas de los insurrectos.

El pasado 28 de septiembre, Al Bachir afirmó que no negociaría con los rebeldes de Nilo Azul y Kordofán del Sur.