Una secta musulmana radical, cuya oleada de violencia dejó esta semana más de 100 muertos en el noreste de Nigeria, podría perpetrar atentados explosivos contra tres hoteles de lujo frecuentados por extranjeros en la capital, advirtió el domingo la embajada estadounidense.

En su advertencia, inusualmente específica, la diplomacia estadounidense identificó a los hoteles Hilton, Nicon Luxury y Sheraton como los posibles objetivos de la secta conocida como Boko Haram.

Estos hoteles atraen a diario a diplomáticos, políticos y personalidades de la elite empresarial de Nigeria en Abuya, capital de esta nación rica en petróleo.

La embajada dijo que los atentados eran posibles en coincidencia con la celebración musulmana del Eid al-Adha en Nigeria. Dijo que los diplomáticos y otros empleados de la misión recibieron la instrucción de evitar esos hoteles.

La advertencia coincidió el domingo con el anuncio de la Cruz Roja en Nigeria de que más de 100 personas perecieron en una oleada de atentados que emprendió la secta radical musulmana en el noreste del país y el asesinato a tiros de otro policía por parte de individuos de ese grupo.

Ibrahim Bulama, representante de la Cruz Roja, dijo a The Associated Press que prevé un aumento en el número de muertos a medida que las clínicas locales y hospitales contabilicen otros fallecimientos tras los atentados del viernes en Damaturu, capital del estado rural de Yobe.

Mientras la ciudad permanecía el domingo en calma tras la oleada de violencia y sus habitantes musulmanes celebraban la festividad religiosa, unidades del ejército y la Policía instalaron puestos de control en caminos que rodean a la ciudad, en tanto que predominaba la tranquilidad en las calles, según Bulama.

Por otra parte, la secta Boko Haram mató el domingo a un inspector policial en la ciudad de Maiduguri, reducto espiritual de la secta a 130 kilómetros (80 millas) al este de Damaturu.