El Botafogo perdió hoy la oportunidad de igualar a los actuales líderes del Campeonato Brasileño, Corinthians y Vasco da Gama, al caer derrotado en casa por 0-1 por el Figueirense en partido de la trigésima tercera jornada de la Liga.

El club del delantero uruguayo Sebastián 'Loco' Abreu, tercero en la clasificación, necesitaba de una victoria por cualquier marcador frente al Figueirense para llegar a los 58 puntos, los mismos que mantienen al Corinthians y al Vasco en el liderato.

El local necesitaba de un triunfo por dos goles de diferencia para asumir provisionalmente el primer lugar de la clasificación del torneo debido a que superaría al Vasco en número de victorias y al Corinthians en saldo de goles.

El Botafogo, sin embargo, desperdició su favoritismo en casa, la actual regularidad, la efectividad de su ataque, un largo invicto en su feudo y el fuerte apoyo que recibió de sus hinchas en el estadio Engenhao de Río de Janeiro.

Los locales, sorprendidos por un tempranero gol del delantero Julio César, fueron incapaces de superar la barrera que el Figueirense montó para defender su ventaja parcial.

El partido se resumió entonces a un Figueirense defendiéndose de un Botafogo totalmente ofensivo pero sin puntería para definir sus numerosas opciones de gol.

La derrota fue la primera del equipo del 'Loco' Abreu en el Engenhao tras un invicto de 16 partidos en su estadio.

Al club comandado por el entrenador Caio Júnior ahora le resta hacer fuerza para que mañana el Corinthians y el Vasco da Gama sufran reveses en sus respectivos compromisos, cuando visitarán al América y al Santos respectivamente, y no aumenten la ventaja cuando faltan tan solo cinco jornadas para el final del campeonato.

El que también perdió la oportunidad de acercarse a los líderes fue el Sao Paulo, séptimo a ocho puntos de la posición de honor, que cayó por 4-3 en su visita al Bahía pese a haber contado con una ventaja parcial de dos goles.

El equipo, ahora dirigido por el técnico Emerson Leao, completó nueve partidos sin conocer la victoria y cada vez está más lejos de su objetivo de ubicarse entre los cuatro primeros del certamen, que obtienen cupos para la Copa Libertadores.

Con una gran actuación del juvenil Lucas, una de las mayores revelaciones del fútbol brasileño en la última temporada, el Sao Paulo se fue adelante con un golazo del volante Wellington.

El Bahía empató al comienzo del segundo tiempo por intermedio de Souza. Pero tres minutos después Lucas volvió a poner arriba al Sao Paulo y quince minutos después los visitantes vencían por 1-3 con una anotación de Cícero.

El Bahía descontó por intermedio de Lulinha, igualó con anotación de Fahel y se llevó los tres puntos con un tanto de Luiz Eduardo.

En el otro partido anticipado de la trigésima tercera jornada, el Atlético Mineiro, pese a sufrir una tempranera expulsión, consiguió vencer por 2-0 al Gremio con goles de André y Marquinhos.