El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy el ataque ocurrido contra una patrulla de la misión conjunta del organismo internacional y de la Unión Africana (Unamid) en el sur de Darfur, en donde un "casco azul" murió y hubo otros dos heridos.

Ban "espera que el Gobierno de Sudán lleve ante la Justicia a los responsables de ese reprensible ataque", señaló su portavoz mediante un comunicado de prensa distribuido en Naciones Unidas.

El ataque contra las fuerzas internacionales de paz desplegadas en el sur de la provincia sudanesa de Darfur ocurrió cerca de Nyala, y en él resultó muerto uno de los "cascos azules" y otros dos militares fueron heridos.

El máximo responsable de Naciones Unidas envió un mensaje de condolencias al Gobierno de Sierra Leona, de donde procedían los militares afectados, así como a sus familias y restantes compañeros destacados en Darfur.

Desde que la Unamid se desplegara a principios de 2008, casi 40 "cascos azules", entre militares y policías de la misión, compuesta por unos 9.000 efectivos, han perdido la vida en diferentes ataques y accidentes.

La región de Darfur es escenario de enfrentamientos entre el Gobierno de Jartum y fuerzas rebeldes desde 2003, fecha desde la que han muerto unas 300.000 personas y se han ocasionado también miles de desplazamientos forzosos, según datos de la ONU.