El entrenador del Real Zaragoza, Javier Aguirre, ha declarado hoy, tras empatar a dos goles contra el Sporting de Gijón, que en el global del partido habían perdido dos puntos más que habían recuperado uno tras marcar en los instantes finales.

"Hoy se podía decir tanto que habíamos ganado un punto, porque el gol llegó 'in extremis', como que habíamos perdido dos si miramos lo realizado por los dos equipos durante el encuentro, pero desde mi punto de vista pienso que dejamos escapar dos", ha añadido.

El preparador mexicano ha indicado que su equipo le había gustado hasta el 1-0, pero que luego dos desatenciones le habían costado encajar dos goles, y también en el tramo final "con la revoluciones a mil por hora y un juego volcánico".

A pesar de no ganar, Aguirre piensa que el partido ha tenido la nota positiva de que, al haber sumado un punto, le permite salir de la mala dinámica que tenía el equipo tras tres derrotas consecutivas.

"Hoy tuvimos profundidad, lo que nos faltó contra el Atlético de Madrid y el Valencia", ha comentado el técnico azteca que ha destacado que, a pesar del resultado, sus jugadores no pierden el ánimo.

Por su parte, el entrenador del Sporting de Gijón, Manuel Preciado se ha lamentado de haber encajado el 2-2 en tiempo de prolongación, lo que les había privado de la victoria, aunque ha reconocido que "el resultado final es lo que vale".

"Ha sido un pena. Lo hemos tenido ahí pero hemos sido excesivamente temerosos en la parte final", ha indicado el preparador del conjunto asturiano que ha añadido que al partido le habían sobrado "los dos últimos minutos".

Sobre el encuentro ha señalado que el fuerte viento que reinaba sobre la capital aragonesa y el estadio de La Romareda habían hecho que el partido fuera "impreciso y sin ritmo".

Para el técnico del Sporting de Gijón lo positivo del encuentro era que su equipo sigue sin perder una jornada más y que con el empate se había evitado que el Zaragoza se les escapara en la tabla clasificatoria.