El expresidente de EE.UU. Bill Clinton presentará la próxima semana su libro "Back to Work"("De vuelta al trabajo"), que analiza la crisis en el país y plantea medidas para fomentar el empleo y la competitividad, en claro apoyo a las estrategias propuestas por el actual mandatario, Barack Obama.

Según medios locales, con este libro, Obama, que afronta el desencanto de los votantes y pugnas en el Congreso por su plan de empleos, recibirá el apoyo del también demócrata Bill Clinton (1993-2001), quien, a la vez, critica sus desaciertos.

"Back to Work", bajo el sello Knopf, saldrá a la venta a partir del próximo martes.

El diario The New York Times recuerda hoy en un artículo que durante una suntuosa fiesta privada el mes pasado para celebrar su 65 cumpleaños, Clinton afirmó que intenta ayudar a Obama pero que, a su juicio, "él parece haber perdido (vista de) su narrativa".

Según el diario, el libro "marca una etapa nueva y algo más cálida en la relación de rivalidad y amistad entre los dos hombres", después de que en 2008 Obama derrotara en las primarias demócratas a la esposa de Bill Clinton, Hillary Clinton, ahora secretaria de Estado.

Citando asesores de la Casa Blanca, el New York Times indicó que Obama y Clinton no han tenido recientemente una conversación "franca" sobre sus diferencias de 2008, aunque sí han tenido "reuniones positivas y creencias compartidas". Sin embargo, los Obama aún no han invitado a los Clinton a cenar a la Casa Blanca.

De acuerdo con reseñas previas de la prensa, Clinton analiza en el libro la situación económica y elogia, en términos generales, las medidas que ha adoptado la Administración Obama para mitigar los efectos de la crisis, aunque critica los que considera desaciertos del inquilino de la Casa Blanca.

Uno de ellos, según ha dicho Clinton, fue el no haber elevado el techo de la deuda nacional en la breve sesión legislativa de 2010, antes de que los demócratas perdieran el control de la Cámara de Representantes, asunto que aumentó la acritud con los republicanos este año.

En 2010, los demócratas perdieron el control de la Cámara baja y redujeron su mayoría en el Senado, lo que ahora ha complicado la aprobación de algunas de las prioridades de la Casa Blanca.

Desde la minoría, los republicanos en el Senado han logrado bloquear el plan de empleos de 447.000 millones de dólares de Obama, obligando a la Casa Blanca a promoverlo "en retazos". Pero los republicanos también han bloqueado, en dos ocasiones, sendas medidas con elementos individuales.

Aunque con el libro Clinton busca afianzar su legado como presidente, también intenta ayudar al actual mandatario y a su partido de cara a los comicios de 2012, en los que Obama busca la reelección.

Según observadores, Clinton tiene una demostrada capacidad para "vender" la narrativa económica del ciudadano de a pie y para atraer el apoyo de los votantes blancos y de extracción obrera, uno de los bloques electorales que Obama necesitará para ganar la reelección el próximo año.