El expresidente colombiano Álvaro Uribe felicitó hoy a su sucesor Juan Manuel Santos y a las Fuerzas Armadas del país por la operación que condujo a la muerte en combate del jefe máximo de las FARC, alias "Alfonso Cano".

"Felicitaciones al presidente de la República, al ministro de Defensa y a las Fuerzas Armadas por el exitoso operativo contra el cabecilla de las Farc", expresó Uribe en un comunicado difundido por su cuenta de Twitter.

"Alfonso Cano", alias de Guillermo León Sáenz y a la cabeza de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde mediados de 2008, murió el viernes en combates con tropas militares tras un bombardeo a una base rebelde en el Cauca, departamento en el suroeste del país.

En el comunicado, Uribe (2002-2010) agregó que esta operación "demuestra que se les puede desarticular sin indultos a terroristas".

El éxito de la acción también "invita a reflexionar sobre factores de estímulo a nuestros soldados y policías", continuó Uribe, quien hace solo unos días había criticado al Ejecutivo de Santos por "hostil", "lejano" y de "anuncios", y advertido de una supuesta desmoralización de las tropas por falta de fuero militar.

El fuero para los militares ha sido integrado a una reforma judicial de origen gubernamental que está en estudio en el Legislativo.

"Debería darse la aprobación constitucional del fuero militar", consideró Uribe, y también pidió la "exploración de mecanismos para dar libertad a generales presos en virtud de condenas judiciales.

Uribe mencionó el caso de altos oficiales sentenciados por la desaparición de una docena de personas en los hechos de la toma rebelde y retoma militar del Palacio de Justicia, en 1985, y que dejó más de un centenar de muertos.

Asimismo, aludió a los casos de Santo Domingo (este), donde un bombardeo atribuido a la Fuerza Aérea Colombiana dejó 17 civiles muertos en 1998, y de la matanza de Mapiripán (sureste), cometida en 1997 por paramilitares en connivencia con militares y que, al parecer, causó mucho menos del medio centenar de víctimas reconocidas en su momento.

"Invito a los ciudadanos a apoyar a nuestras Fuerzas Armadas todos los días, y no solo en momentos cuando generan hechos que dan tranquilidad como el abatimiento del cabecilla de las Farc", añadió el expresidente.

Uribe llegó al poder por primera vez en agosto de 2002 con una política de seguridad democrática que obligó a las FARC a replegarse y que facilitó golpes históricos contra los rebeldes.

Entre ellos están la muerte de "Raúl Reyes", alias del segundo al mando y portavoz internacional de los rebeldes en un bombardeo a su base en suelo ecuatoriano lanzado por Colombia en marzo de 2008, y el rescate, cuatro meses más tarde, de quince rehenes de los insurgentes, incluida la excandidata presidencial Íngrid Betancourt y tres contratistas estadounidenses.

En ambos casos, Santos ejercía como ministro de Defensa.