Varios atentados con bomba y ataques con disparos desde un vehículo dejaron el sábado seis muertos en la capital iraquí y sus alrededores, informaron las autoridades.

En el ataque más mortífero, cuatro bombas estallaron cerca de la vivienda de Yassin Essa Dawud, un líder local de los Consejos del Despertar, respaldados por el gobierno, los cuales se han revertido contra la insurgencia en Irak.

Cuatro personas murieron en las detonaciones en el poblado de Taji, a unos 20 kilómetros (12 millas) al norte de la capital, informaron funcionarios policiales y de salud.

La esposa y el hermano de Dawud estaban entre los fallecidos. Otras 11 personas resultaron heridas, dijeron las autoridades.

En otro ataque, una bomba explotó en un minibús en el vecindario chií de Ciudad Sadr, en el este de Bagdad, provocando la muerte de un civil e hiriendo a otros seis.

Por otro lado, hombres que viajaban en un vehículo dispararon armas con silenciadores y mataron a un general de brigada de la Policía en el área de Zayuna, en el este de la capital, informaron autoridades policiales y de salud.

Todos los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no estaban autorizados a revelar la información.

La violencia ha disminuido en todo Irak, pero todavía ocurren explosiones y balaceras mortíferas casi a diario. Estados Unidos se prepara para retirar sus 33.000 soldados del país para fin de año.