Jugadores de la NBA recibieron una oferta que les daría hasta el 51% de los ingresos relacionados con el basquetbol.

Lo rechazaron el sábado, y en caso de que no la acepten para el cierre de las negociaciones el miércoles, recibirán una propuesta que solamente les garantizaría el 47% y una petición por un tope salarial flexible.

Si bien se negó a considerar su propuesta como un ultimátum, el comisionado de la liga, David Stern, dijo que los propietarios de los equipos están listos para llegar a un acuerdo.

"Queremos darle al sindicato el tiempo suficiente para considerar nuestra propuesta más reciente, y tenemos esperanzas de que la aceptarán", dijo.

Sobre la fecha límite del miércoles, agregó que "no ayuda al proceso de negociación dejarlo a la deriva".

Derek Fisher, presidente sindical, dijo que los jugadores propusieron un acuerdo con un sistema justo cercano al 51% para ellos. Indicó que la oferta de la NBA es "un sistema que no resulta justo" y una repartición que en realidad es del 50%.

"Nosotros tomamos los pasos que necesitábamos para llegar a este acuerdo en el aspecto económico", dijo.

Fisher dijo que el sindicato estará en comunicación constante con los jugadores hasta el miércoles pero que no existe una oferta que amerite ser sometida a votación.

"El día de hoy fue otro día triste para nuestros aficionados, para trabajadores de las instalaciones, de los guardas de los estacionamientos, de nuestros vendedores. Un día muy triste y frustrante", dijo Fisher. "Nosotros, con toda seguridad, sin lugar a dudas, realizamos un esfuerzo honesto para tratar de llegar a este acuerdo esta noche. Y salimos perdiendo por lo que no hemos podido acordar".