El Consejo de Seguridad de la ONU exigió hoy a las autoridades de Sudán y Sudán del Sur que retiren de inmediato sus tropas de Abyei, y emplazó a Jartum y Yuba a seguir adelante con el diálogo sobre el futuro de esa disputada región y de otros asuntos que ambas naciones tienen pendientes de resolver.

"Los miembros del Consejo de Seguridad deploran el fracaso de las fuerzas armadas sudanesas y del Movimiento Popular de Liberación de Sudán (MPLS) a la hora de retirar sus tropas de Abyei de acuerdo con los acuerdos establecidos", señaló el embajador portugués ante la ONU, José Felipe Moraes Cabral, presidente de turno del Consejo.

Cabral leyó un comunicado aprobado por unanimidad por los quince miembros del Consejo, que solicita a ambas partes que cumplan "de forma imperativa" con el acuerdo alcanzado en septiembre, por el que se comprometieron a retirar a finales de ese mismo mes sus fuerzas de una región rica en petróleo cuya soberanía ambos reclaman.

"Recordamos que no había precondiciones para ejecutar el acuerdo firmado por las partes, incluida la retirada de las fuerzas", aseguró el diplomático portugués, que señaló además que los Gobiernos de ambos países deben apoyar "completamente" a la Fuerza de Seguridad Interina de la ONU para Abyei (Unisfa).

Los miembros del Consejo de Seguridad pidieron además a ambas partes que finalicen el establecimiento de una administración para zona de Abyei y de una fuerza policial en la región, así como que fijen reuniones de trabajo al respecto y que en definitiva sigan adelante con el diálogo para resolver sus diferencias.

También solicitaron a ambos Gobiernos que faciliten "el seguro retorno de los desplazados de esa zona" y que garanticen el acceso de la ayuda humanitaria a una región que vive además su habitual época de migración.

Abyei ha sido escenario en los últimos meses de enfrentamientos entre Jartum y el MPLS sobre todo desde que las tropas de Jartum ocuparan el pasado 21 de mayo ese territorio cuya soberanía está pendiente de resolverse.

El comunicado del Consejo de Seguridad se produjo después de que el subsecretario general para Operaciones de Paz de Naciones Unidas (DPKO), el francés Hervé Ladsous, informara este viernes al máximo órgano de decisión de la ONU en una reunión a puerta cerrada sobre la situación sobre el terreno en esa región sudanesa.

Cabral señaló ante la prensa tras esa reunión que los quince miembros del Consejo habían debatido con Ladsous la inclusión "de obligaciones adicionales" al mandato de la Unisfa de cara a cuando el órgano deba renovar la existencia de la misión en la disputada región.