La inflación en Bolivia fue de 0,47% en octubre y el acumulado en diez meses 6,1%, lo cual supera el 6% con el que las autoridades esperaban cerrar el año, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los alimentos y refrescos mostraron la mayor incidencia con 1,07% de aumento, le siguieron el costa de la vivienda, los servicios básicos y los muebles, según el informe dado a conocer el sábado.

A principios de año el gobierno estimó que la inflación se situaría en los doce meses en torno al 4%, después elevó sus previsiones a 6%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó un 6,9% para el país andino.

La economía ha sido una de las fortalezas del presidente Evo Morales sobre todo porque su gobierno se vio favorecido por buenos precios internacionales en el gas natural y los minerales, los dos principales rubros de exportación.

Pero los analistas advirtieron que se trata de una "bonanza frágil" sustentada en las altas cotizaciones internacionales antes que un aumento en la producción. Poco más del 80% del valor exportable es por materias primas, hace tres años era del 72%.

Las exportaciones podrían batir este año un nuevo récord. Hasta septiembre llegaron a los 6.713 millones de dólares frente a los 6.952 millones de todo el 2010, pero también las importaciones se elevaron y podrían romper la marca del año pasado. Hasta septiembre la cifra llegó a 5.416 millones de dólares, según un reciente informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), vinculado a los empresarios.

El gobierno mejoró las inversiones y los incentivos para garantizar la producción de alimentos que se ha visto afectada por eventos climáticos y restricciones a las exportaciones de algunos productos que según los agroindustriales restaron incentivos a la producción.

La inflación cerró en 11,8% en 2008, la más alta en el gobierno de Morales, 3% en 2009 y 7,2% en 2010.