El argentino Ángel Di María dio el domingo tres pases de gol y Cristiano Ronaldo sumó su cuarto triplete del campeonato para que el Real Madrid venciera en casa por 7-1 a Osasuna y mantuviera la punta en la 11ma. fecha de la liga española de fútbol.

Cristiano, Pepe y el argentino Gonzalo Higuaín se beneficiaron de la visión de Di María, máximo asistente del campeonato con 10 pases de gol, y el portugués alcanzó al barcelonista Lionel Messi en la tabla de cañoneros, con 13 tantos.

Karim Benzema añadió un doblete para el equipo de José Mourinho que, con 28 puntos acumulados, se aseguró el liderato hasta después del parón por compromisos de selección. La derrota fue la primera de Osasuna en cinco partidos, tras una racha en que sumó siete de los nueve puntos en disputa.

El Barcelona, segundo con 24 unidades, jugaba el domingo por la tarde en Bilbao contra el Athletic. Previamente se disputarán el Granada-Racing, Zaragoza-Sporting, Rayo Vallecano-Real Sociedad y Espanyol-Villarreal. Al cierre de la jornada, el Getafe recibe al Atlético de Madrid.

El sábado, el Valencia venció por 2-0 al Levante, tomándole la tercera plaza por un punto de ventaja, con 24. Anteriormente, tanto el Betis-Málaga como el Mallorca-Sevilla se saldaron con 0-0.

En el Santiago Bernabéu, Cristiano inició las festividades matutinas presentando la Bota de Oro y tardó 21 minutos en avisar de zurda y 23 en anotar de testa. El acreditado máximo goleador europeo rentabilizó un pase desde la derecha del "playmaker" Di María para elevarse entre los centrales y colocar el balón lejos del alcance de Andrés Fernández.

El gol descolocó momentáneamente a Osasuna, hasta entonces bien plantado sobre el césped pese a sus nueve bajas, y los blancos afilaron los cuchillos, pero un incidente aislado propició el empate navarro, al retrasar el árbitro el reingreso a la cancha de Pepe, atendido en la banda por lesión. Raúl García aprovechó la confusión generada por las protestas madridistas y sirvió rápido una falta que Ibrahima Balde, infiltrado en la desguarnecida zaga local, convirtió ante Iker Casillas a los 30.

Fue el propio Pepe el encargado de arreglar el entuerto y el central cazó un nuevo centro de Di María para anotar el 2-1 a los 34.

Seis minutos más tarde, Higuaín amplió en una maniobra que destiló la confianza propia de sus 11 goles en liga, al recortar en el área y clavar un derechazo en la escuadra izquierda de Fernández.

La segunda mitad fue menos afortunada para Di María, que había sumado su tercera asistencia del partido en el gol de su compatriota, pues una lesión al minuto 48 retiró al extremo en camilla.

El Madrid no desfalleció y provocó un penal a los 54 que dejó a Osasuna con 10 hombres por expulsión del novato Eneko Satrustegui. Cristiano convirtió y completó su triplete de testa a los 58. Benzema, que había ingresado justamente por Di María, remató el festín madridista con dos goles más a los 63 y 81.