Centenares de residentes del condado de Broward, en la Florida, preguntaron por qué se demoró tanto la convocatoria de un encuentro con funcionarios federales de inmigración, los representantes de una prisión privada y las autoridades locales para informar sobre un centro de detención que será construido en el oeste del condado.

El alcalde de Southwest Ranches, Jeff Nelson, dijo a unas 1.500 personas durante el encuentro del sábado por la mañana que la firma Corrections Corporation of America podrá obtener los permisos de construcción para iniciar las obras de un centro de detención con 1.500 camas.

Muchos de los asistentes se quejaron de que el acuerdo fue aprobado con premura pese a sus objeciones. Más de 100 residentes no pudieron entrar en el local donde tuvo lugar la audiencia pública.

Los residentes temen que los inmigrantes ilegales permanezcan en detención en un sitio tan cercano a una escuela y residencias particulares. También temen un aumento del tránsito rodado que generaría el centro.

Corrections Corp. adquirió el terreno en 1998. Un centro de detención para mujeres funciona ya junto al baldío.