La Asamblea Legislativa otorgó por decreto la nacionalidad salvadoreña al uruguayo Paolo Suárez, quien había expresado su deseo de naturalizarse para integrar la selección que participa en las eliminatorias de la CONCACAF para el Mundial de 2014.

Con los votos de 59 de los 84 diputados de todas las fracciones políticas, se decidió la noche del jueves otorgarle la nacionalidad salvadoreña.

"Me siento muy emocionado con esto. Es un sueño que se me ha hecho realidad, porque a El Salvador le tengo un inmenso cariño. Es el país que me revivió futbolísticamente, me dio una estabilidad económica y lo más precioso que es mi hijo", declaró Suárez al matutino El Diario de Hoy.

Al consultarle sobre la posibilidad de formar parte de la selección que dirige el uruguayo Rubén Israel, el atacante dijo que "no será fácil, pero quiero jugar con la selección y vestido de azul y blanco entregarme al mil por ciento por este país al que le tengo un enorme cariño. No puedo más que ofrecer mucha entrega dentro de la cancha".

Paolo, hermano de Luis Suárez que juega para el Liverpool inglés, vive en el país desde hace más de cinco años y es pieza vital de Isidro Metapán.

Según la ley, ahora se deberá de proceder a la juramentación en el ministerio de Gobernación, y la obtención del Documento Unico de Identidad, para ser oficialmente salvadoreño.

Este proceso podría tardar varios días, lo que no permitiría que Suárez sea convocado para los dos partidos que El Salvador jugará contra Surinam, el 11 y 15 de noviembre. Sí podría ser llamado para la siguiente fase de las eliminatorias de la CONCACAF.

El Salvador marcha primero en el Grupo A, con 12 puntos, seguido de Surinam con siete, República Dominicana cuatro, y en la última casilla está Islas Caimán en blanco.

Si El Salvador termina en el primer lugar avanza a la siguiente ronda donde enfrentaría a México, Costa Rica y otra selección del Caribe.