El presidente y consejero delegado de la firma de inversiones MF Global, el exgobernador de Nueva Jersey Jon Corzine, ha presentado su renuncia al cargo, anunció hoy viernes la compañía que protagonizó el lunes la octava mayor quiebra de la historia de EEUU.

En un comunicado, la empresa precisó que Corzine, exconsejero delegado de Goldman Sachs, presentó su dimisión de forma voluntaria y renunció a una indemnización valorada en más de 12 millones de dólares.

MF Global, considerada la primera víctima de la crisis de deuda de la zona euro, admitió este martes haber desviado en los últimos días cientos de millones de dólares de sus clientes para intentar vender la empresa a la firma Interactive Brokers Group, movimientos que llevaron a las autoridades a iniciar una investigación.

En un primer momento se calculó que el monto desviado podría rondar los 950 millones de dólares, pero tras la declaración de quiebra esa cifra se redujo a 700 millones, un agujero en sus libros contables que la llevó a la bancarrota.

Según la documentación presentada ante el Tribunal de Bancarrotas de Manhattan, en Nueva York, los activos de MF Global Holdings alcanzan los 41.050 millones de dólares, mientras que su deuda es de 39.680 millones, lo que convierte su quiebra en la octava mayor de la historia de EEUU.

Tras verse obligada a abandonar la Bolsa de Nueva York, donde sus acciones se desplomaron este año el 85 %, MF Global empezó a cotizar el miércoles en los mercados OTC ("over the counter"), donde se negocian sin supervisión oficial acciones de empresas que no quieren o no pueden acceder a mercados regulados.

La quiebra se produjo una semana después de que revelara que perdió 191,6 millones de dólares en el segundo trimestre, tras verse duramente golpeada por la crisis de deuda europea debido a su portafolio de 6.300 millones de dólares en bonos del Tesoro de países como Bélgica, Italia, España, Portugal e Irlanda.

"Siento una gran tristeza por lo que ha ocurrido con MF Global y el impacto que ha tenido en los clientes de la firma, empleados y muchos otros", expresó Corzine, según el comunicado dado a conocer hoy.

Además, afirmó que quiere "seguir ayudando" a la compañía y a su junta directiva para responder ante las autoridades regulatorias sobre todo lo relacionado con la quiebra de la firma y la disposición de sus activos.