Un vuelo de Qantas Airways que fue desviado a Dubai aterrizó el viernes de forma segura luego que un problema de aceite obligara a apagar uno de los cuatro motores del avión súper jumbo.

La tripulación apagó el motor del A380 después de detectar un problema con la cantidad de aceite, informó la vocera de Qantas Olivia Wirth. El vuelo QF31 que iba de Singapur a Londres aterrizó de forma segura y ninguno de sus 258 pasajeros o 25 tripulantes resultó herido.

Hace exactamente un año, el motor de otro Qantas A380 explotó en pleno vuelo después de despegar de Singapur.

En ese caso, un tubo defectuoso del motor soltó aceite, lo que provocó un incendio que destruyó el disco de una turbina y algunas piezas del mismo se metieron al ala del avión, según un reporte de seguridad australiano.

Los aviones A380 de todo el mundo fueron aterrizados para que el fabricante del motor, Rolls-Royce, pudiera reemplazar la parte.

Wirth dijo que lo ocurrido hace un año y el viernes fue una coincidencia y los dos sucesos no están relacionados.

"Este es un incidente aislado", dijo Wirth sobre la falla del motor. "Obviamente será nuestra prioridad saber cuál fue el problema en particular con este motor".

Los ingenieros inspeccionan el avión en Dubai y no se espera que despegue el viernes, informó Qantas. La aerolínea australiana estaba colocando a los pasajeros en vuelos alternos a Londres.