Puntos destacados de la declaración final emitida por los jefes de estado o gobierno del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes:

CRISIS DE DEUDA EUROPEA: Los temores de los mercados financieros globales sobre el alto endeudamiento de Grecia e Italia dominaron la cumbre. Los gobernantes no aprobaron medidas concretas, pero respaldaron el plan de rescate europeo para Grecia anunciado el 27 de octubre, así como la decisión italiana de invitar al FMI a verificar trimestralmente su programa de reformas.

MONEDAS: En un mensaje aparentemente dirigido a China, el G20 dijo que "países con grandes superávit de cuenta corriente (deben) comprometerse a efectuar reformas para aumentar la demanda interna y una mayor flexibilidad de la tasa de cambio". China tiene las mayores reservas de moneda extranjera en el mundo, estimadas en unos 3,2 billones (correcto) de dólares.

El comunicado final dice que los gobernantes se comprometieron a "avanzar más rápidamente a sistemas de tasas de cambio determinadas por el mercado" y "abstenerse de la devaluación competitiva de las monedas".

Muchos países occidentales esperan que Beijing permita la revaluación del yuan con respecto al dólar y otras monedas para que productos extranjeros resulten más accesibles y atractivos para los clientes chinos, lo cual, esperan, impulsaría el crecimiento económico global. China actualmente impone topes a la apreciación del yuan.

EMPLEO: Ante el desempleo alto y la lentitud del crecimiento económico, el G20 dijo que "el empleo y la inclusión social deben ser la médula de nuestras medidas y políticas para restaurar el crecimiento y la confianza". También decidieron crear una comisión para enfrentar el desempleo entre los jóvenes.

BANCA Y FINANZAS: A la luz de las protestas mundiales de "indignados" como "Ocupen Wall Street" contra los excesos y riesgos del sistema financiero global, se acordó tomar "medidas exhaustivas" teniendo en cuenta que "ninguna firma financiera puede considerarse 'demasiado grande para caer'''. Se protegerá a los contribuyentes de tener que pagar el costo de las quiebras bancarias.

Decidieron elaborar normas para supervisar la "banca en las sombras", la red de instituciones y mercados financieros que operan al margen de la estructura regulatoria. Ampliarán la regulación para enfrentar los riesgos de las transacciones de alta frecuencia y la "liquidez negra", un sistema de transacciones secretas en gran escala por parte de bancos, fondos de alto riesgo e inversores institucionales.

SEGURIDAD ALIMENTICIA: Ante los temores por la provisión mundial de alimentos y la hambruna en Somalia, el G20 resolvió "invertir en y apoyar la investigación y desarrollo de la productividad agraria", y lanzó un sistema de información, AMIS, para promover la transparencia de los mercados de productos agrícolas.

ENERGIA: En la medida que los precios altos del petróleo afectan tanto el crecimiento mundial como el bolsillo de los consumidores, el G20 reiteró su compromiso de reformar y eliminar a mediano plazo los "subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que alientan el derroche, a la vez que apoyar a los más pobres".