La policía en el este de China desmanteló una banda de tráfico de personas que involucra a parejas migrantes pobres que vendían a sus bebés, informó el viernes un diario propiedad del gobierno chino.

La policía en la ciudad de Zoucheng, provincia de Shandong, encontró el mes pasado que 17 infantes fueron vendidos en la ciudad a compradores chinos, reportó el diario Global Times. La policía rescató a 13 de los bebés y los envió a centros de protección al infante y busca a los otros cuatro, indicó el periódico.

El reporte citó a un investigador de la policía que señaló que la parejas eran en su mayoría migrantes que se mudaron de áreas pobres en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, a Zoucheng en busca de trabajo.

Agregó que el oficial Chen Qingwei dijo que los esposos salían a trabajar mientras sus esposas vendían a los bebés para obtener dinero.

La policía de Zoucheng no ha comentado al respecto.

Según el diario, una pareja vendió tres niños.

Chen dijo que los niños varones pudieron ser vendidos hasta por 50.000 yuans (7.730 dólares) mientras el precio de las niñas era de 30.000 yuans (4.728 dólares), mucho más de lo que los padres podrían ganar como campesinos.

Existe un próspero mercado negro de niños en China conformado en su mayoría por personas que quieren más niños o los quieren como esclavos, que prevalece a pesar de las duras sanciones contra traficantes, incluyendo la pena de muerte. La política de China de tener un solo hijo limita a la mayoría de las parejas urbanas, mientras en las zonas rurales pueden tener dos.

En julio las autoridades en el sur de China rescataron a 89 menores traficados, entre ellos uno de 10 años, y arrestaron a 369 sospechosos después de descubrir a dos bandas de tráfico de menores.