La crisis del paro podría haber aflojado un tanto ante la contratación laboral en alza por cuarto mes consecutivo y la baja del desempleo.

La contratación disminuyó un tanto en octubre, aunque el gobierno dijo que la creación de empleo fue mucho más robusta en agosto y septiembre que lo calculado en un principio.

El promedio de ingresos por hora aumentó también el mes pasado, y la tasa del paro descendió al 9% del 9,1%. Fue la primera contracción de la tasa desde julio.

Empero, el informe sugiere que el presidente Barack Obama seguramente acudirá a las elecciones con el mayor índice de desempleo que cualquier otro mandatario desde la Segunda Guerra Mundial.

El Departamento de Trabajo dijo que la economía agregó en octubre 80.000 empleos, la menor cuantía en cuatro meses e inferior a los 158.000 de octubre. El gobierno revisó las estadísticas de agosto y septiembre para mostrar una ampliación de 102.000 empleos.

Pese a ello, el modesto crecimiento laboral de octubre apenas pudo mantenerse con el crecimiento de la población. Es necesario más del doble de esa cifra para reducir la tasa del paro. Muchas empresas se muestran renuentes a ampliar sus plantillas laborales hasta ver un sólido repunte en la demanda consumidora.

El robusto gasto consumidor fue la clave de la expansión económica a un ritmo anual del 2,5% en el tercer trimestre, el mejor índice en un año. El crecimiento del gasto consumidor se triplicó frente al del segundo trimestre, pese a los renovados temores de una nueva recesión y las enormes fluctuaciones de la bolsa de valores.

Empero, los economistas temen que el gasto del tercer trimestre no pueda ser sostenido. Los estadounidenses gastaron más en el tercer trimestre pese a que ganaron menos. Y utilizaron sus ahorros para compensar la diferencia.

Sin más puestos de trabajo y mayores salarios, los consumidores volverán a reducir sus gastos en los próximos meses, un mal indicio para el repunte económico, ya que el consumo representa el 79% de la actividad económica en Estados Unidos.