La Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) celebró hoy su 50 aniversario congratulándose por sus avances en salud, educación y nutrición en el mundo, pese a las amenazas del Congreso de recortar drásticamente su presupuesto.

USAID, fundada en noviembre de 1961 por John F. Kennedy como herramienta específica para promover la democracia y el desarrollo en todo el mundo, ha hecho llegar desde entonces sus programas a más de 100 países en cinco regiones del mundo: Europa, Latinoamérica, Asia, Oriente Medio y el África subsahariana.

En este medio siglo, los proyectos sanitarios de la USAID han "salvado decenas de millones de vidas en todo el mundo, a través de programas de inmunización, rehidratación y tratamientos contra el sida", según apuntaron hoy en un artículo en la revista "Politico" cuatro exadministradores de la agencia.

"Debido a los esfuerzos del pueblo estadounidense, más de 1.000 millones de personas tienen hoy agua limpia que beber, la viruela ha sido eliminada y decenas de millones han sido salvados en los programas de alivio de la hambruna de USAID", indicaron Brian Atwood, Henrietta Holsman, Peter McPherson y Andrew Natsios.

Pensada como una organización sin fines de lucro, sus fondos proceden fundamentalmente de donaciones, por lo que la financiación de la agencia, que depende del Departamento de Estado, sólo representa entre un 1 y 2 por ciento del presupuesto federal anual.

No obstante, las crecientes presiones presupuestarias han provocado que el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes amenace con recortar en 400 millones de dólares los ya menguantes fondos de la agencia.

Tanto la secretaria de Estado, Hillary Clinton, como el actual administrador de la agencia, Rajiv Shah, han aumentado su presión sobre el Congreso para que evite despojar a la USAID de más fondos, mientras un comité especial debate cómo recortar 1,5 billones de dólares al presupuesto federal antes de que acabe el año.

"El desarrollo es una parte integral de nuestra estrategia de seguridad nacional y nuestra política interior", indicó Shah en un vídeo publicado hoy en la web de la agencia con motivo del aniversario.

Durante sus 50 años de existencia, la agencia asegura haber sido clave en el desarrollo de la vacuna que llevó en los años 70 a la desaparición de la única enfermedad erradicada jamás, la viruela, además de proporcionar cientos de miles de medicamentos y retrovirales a personas seropositivas.

Además, afirma ayudar al desarrollo a través de sus programas específicos para campesinos, mujeres y niños, y desde 2001 ha invertido más de 164 millones de dólares en luchar contra el tráfico de personas en 70 países.

Sin embargo, a la USAID no le faltan críticos, y la detención en 2009 del contratista de la agencia Alan Gross, acusado de espionaje por el Gobierno cubano, provocó, además de el empeoramiento de las relaciones entre La Habana y Washington, nuevas sospechas sobre la transparencia en las actividades del organismo.

Los esfuerzos de la agencia por colaborar en la erradicación de cultivos de coca en los países andinos tampoco han logrado grandes avances, como mostró el fracaso de su propuesta de ayudar sólo a los agricultores de Bolivia que se comprometieran a no cultivar la hoja de coca.

Ese plan resultó en la orden del presidente Evo Morales, en 2008, de expulsar a los 100 contratistas de USAID que trabajaban en la zona del Chapare.