A lo largo de 30 años en la cumbre del rock mundial, Jon Bon Jovi ha comido en algunos de los mejores restaurantes y saboreado los más exquisitos manjares del planeta.

Sin embargo, no hay un lugar que le guste para cenar más que The Soul Kitchen, un restaurante de "pague lo que pueda" que él y su esposa Dorothea fundaron en un local comercial en Nueva Jersey.

El restaurante ofrece comidas de alta cocina para los necesitados mientras que a cambio les permite trabajar como voluntarios en proyectos para la comunidad, sin que carguen el estigma de ir a un comedor para personas sin recursos. A los clientes se les pide que paguen lo que quieran y dejen el dinero en sobres en las mesas, donde los menús nunca tienen precio.

El restaurante es el proyecto más reciente de la Fundación Soul Jon Bon Jovi en Nueva Jersey, que ha construido 260 viviendas para residentes de bajos recursos en los últimos años.

"Con la crisis económica una de las cosas que he notado es que los ingresos prescindibles son una de las cosas que desaparecen primero", dijo Bon Jovi a The Associated Press en una entrevista reciente antes de la inauguración del restaurante. "Cuando supe que una de cada seis personas en este país se va a la cama hambrienta pensé que ese era el siguiente paso en el trabajo de la fundación", dijo.

La fundación surgió hace varios años cuando Dorothea Bongiovi (ella usa la ortografía legal del apellido de su esposo) y Jon comenzaron a ayudar en un comedor en una iglesia cercana. Después enfocaron sus esfuerzos al programa Lunch Break, que alimenta entre 80 y 120 personas al día, el cual llamaron "The Soul Kitchen".

Finalmente se mudaron con el nombre al local de un antiguo taller mecánico cerca del Teatro Count Basie, donde Jon y su banda homónima han interpretado muchos espectáculos para recaudar fondos para organizaciones locales.

Necesitaron un año y 250.000 dólares, pero el restaurante es ahora un digno rival de otros establecimientos de moda y tiene platos como bagre rebozado con pan de maíz con frijoles rojos y arroz, pollo a la parrilla con mayonesa casera a la albahaca y arroz pilaf, o salmón a la parrilla con especias, puré de camote y verduras salteadas, muchas de las cuales fueron cosechadas en un huerto fuera del restaurante.

Bon Jovi, quien vive en el cercano Middletown, tiene algo muy claro.

"Este no es un restaurante para pobres donde sólo les damos sopa", afirmó. "Al venir aquí hay dignidad, servilletas de tela y cubiertos de metal, y te sirven una comida sana y nutritiva, no sólo hamburguesas y papas fritas".

"No hay precio en nuestro menú, así que si quieres venir y hacer algo bueno puedes dejar 20 dólares en el sobre de la mesa. Si no puedes pagar por comer, entonces puedes mover mesas, ser un mesero o trabajar en la cocina lavando platos o como asistente del chef", dijo. "Si me dices: 'No me gusta tratar con la gente' entonces yo te digo: 'No hay problema, te podemos llevar a Lunch Break para que trabajes como voluntario con esa gente, si no quieres ser voluntario con ellos entonces te podemos llevara FoodBank".

Tras los cual el voluntario recibe un certificado válido por una comida en The Soul Kitchen.

"Si llegas aquí y dices: 'Tengo hambre', te alimentaremos", dijo Bon Jovi. "Pero necesitamos que hagas algo, es muy importante para lo que estamos tratando de hacer".

Lo cual incluye lograr que la gente sienta que es parte de una comunidad más grande que se preocupa por ellos al mismo tiempo que espera que contribuyan en grande a la sociedad.

"Esto no es un privilegio", dijo Bon Jovi. "Se trata de darle poder a la gente pues hay que ganarse ese certificado de regalo".

El músico y otras personas en el restaurante quieren que aquellos que puedan pagar para comer fuera, así como aquellos que pueden pagar precios regulares en el restaurante, o incluso un poco más, ayuden a mantener The Soul Kitchen como un recurso de la comunidad.

"El viernes pasado estaba en la Casa Blanca trabajando en el Consejo para Soluciones Comunitarias, me subí a un tren y me cambié en el baño, llegué a tiempo para lavar los platos el viernes en la noche", dijo el músico sobre la importancia que tiene el proyecto para él. "Soy el lavaplatos, de verdad, no puedo cocinar nada".

___

Wayne Parry está en Twitter como @WayneParryAC