Japón asignó el viernes 900.000 millones de yenes (11.500 millones de dólares) de fondos públicos para ayudar a una empresa a descontaminar su planta nuclear afectada por el tsunami en marzo.

El ministro responsable del desastre nuclear, Goshi Hosono, dijo a The Associated Press que la ayuda pretende ser un pago preliminar para ayudar a la empresa corta de dinero Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) a cubrir el enorme costo de las operaciones de descontaminación y el futuro desmantelamiento de los reactores dañados en la planta.

El dinero proviene del fondo creado entre todos los operadores de plantas nucleares en Japón y el gobierno.

La aprobación se da luego que TEPCO y un fondo respaldado por el gobierno presentaron un plan de reconstrucción para la empresa que reduciría más de 2,5 billones de yenes (32.000 millones de dólares) en costos por los próximos 10 años y reduciría más de 7.000 empleos.

Hosono dijo que un informe final está programado para marzo de 2012.

TEPCO ha sido fuertemente criticada por su falta de transparencia y su lenta respuesta ante la crisis nuclear. El proceso para que los habitantes y dueños de negocios de la zona soliciten una compensación ha sido considerado extremadamente engorroso.

Junto a los enormes costos de reconstrucción, el cierre de la planta y la descontaminación, TEPCO enfrenta demandas de compensaciones por miles de millones de dólares de personas y negocios afectados por la crisis nuclear.

El controversial fondo está diseñado para ayudar a que la empresa cumpla con sus responsabilidades sin caer en bancarrota. El gobierno contribuye con bonos sin intereses que en un momento dado deberán ser pagados.

El sismo del 11 de marzo y el maremoto posterior afectaron la planta nuclear Fukushima Dai-ichi, causaron la fisión de sus reactores y obligaron a cientos de miles de habitantes de la región a abandonar sus viviendas debido a fugas radiactivas.