International Airlines Group (IAG), sociedad resultante de la fusión entre Iberia y British Airways (BA), ha obtenido un beneficio de 327 millones de euros en los nueve primeros meses del año, frente a los 10 millones que logró en el mismo periodo de 2010, cuando aún no se había realizado la fusión.

En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se ha informado de que el beneficio de operaciones entre enero y septiembre ha alcanzado 451 millones de euros antes de las partidas extraordinarias, frente a los 219 millones de 2010.

La facturación de IAG ha sido de 12.263 millones de euros, lo que, frente a los 10.986 millones de un año antes, supone un incremento del 11,6 %.