Las fuerzas de seguridad de Bahréin usaron el viernes gas lacrimógeno y vehículos blindados para hacer retroceder a manifestantes que se dirigían a una plaza fuertemente resguardada y que fue el centro de las manifestaciones a favor de las reformas en el país del Golfo, según testigos.

Los testigos indicaron que centenares de personas marcharon hacia la Plaza de la Perla en Manama, capital de Bahréin, luego de un enorme cortejo fúnebre realizado el viernes para un hombre de 78 años que grupos de oposición aseguran que murió tras ser golpeado por policías. Las autoridades aseguran que el hombre murió de causas naturales.

Hasta el momento no hay reportes de lesionados por el incidente.

Los chiítas, que son mayoría en Bahréin, iniciaron en febrero las protestas para exigir más derechos inspirados por otros levantamientos en el mundo árabe. La monarquía sunita del país ha ofrecido ciertas concesiones, pero se niega a ceder el control sobre los asuntos de Estado.