Más de 400 empresarios españoles participaron el viernes en una reunión con el ministro de Economía de Chile, Pablo Longueira, para fomentar las inversiones en el país sudamericano.

Longueira señaló que Chile prevé un crecimiento del 6,5% del producto interno bruto (PIB) para 2011 y del 4,5-5% en 2012. El ministro identificó minería, forestal, agricultura, turismo y pesca como áreas prioritarias en las necesidades de inversión extranjera.

Longueira cifró en 48.515 millones de euros (66.585 millones de dólares) la inversión prevista en Chile entre 2011 y 2015 para distintos proyectos.

"Debido a sus vínculos con Asia y América Latina, Chile está bien posicionado para beneficiarse de la dinámica de las economías emergentes en el nuevo escenario mundial", dijo Longueira durante su participación en el foro "Chile: plataforma de negocios y oportunidades para las empresas españolas" celebrado en Madrid.

En ese sentido, el presidente de la Cámara de Comercio de Madrid Arturo Fernández subrayó que Chile es uno de los países más atractivos de la región.

"Chile se ha posicionado como un socio estratégico para la comunidad internacional en América Latina", afirmó Fernández a través de un comunicado. "Su política macroeconómica seria y responsable, junto con la austeridad de sus políticas fiscales, le han permitido consolidarse como un lugar atractivo para la inversión".

España es el segundo inversor en Chile, sólo por detrás de Estados Unidos. En 2010, las exportaciones españolas a Chile aumentaron un 6,1% con respecto a las registradas en 2009, alcanzando los 722 millones de euros (990,5 millones de dólares).

Un total de 1.200 empresas españolas operan en Chile y están presentes en diversos sectores de su economía, principalmente electricidad, agua, gas, comunicaciones y servicios financieros, según datos de la Cámara de Comercio.