La empresa brasileña aeronáutica Embraer inició un proceso interno de investigación sobre las denuncias de corrupción presentadas en Estados Unidos por la Comisión de Valores del Mercado (SEC, por su sigla en inglés) y el Departamento de Justicia, informó hoy la compañía.

Ante la denuncia de un "posible incumplimiento" del código anticorrupción en el país norteamericano, la fabricante brasileña "contrató abogados externos para conducir un proceso de investigación interna acerca de transacciones realizadas en tres países específicos", apuntó la empresa en un comunicado.

Embraer indicó que la investigación "está en curso" y la empresa "viene cooperando plenamente" con la SEC y el Departamento de Justicia, a los que les ha "suministrado documentos y otras informaciones" requeridas por los dos organismos, además de informarlos sobre el desarrollo de la investigación interna.

"La compañía y sus abogados externos deberán continuar en contacto con la SEC y el Departamento de Justicia, pero la compañía no tiene condiciones de anticipar la duración, tenor o los resultados de la investigación", subrayó la tercera fabricante de aeronaves a nivel mundial.

El código prohíbe, entre otras cosas, que empresas listadas en el mercado de capitales de Estados Unidos sobornen políticos o realicen pagos ilegales a cambio de favores en negocios, como se sospecha ocurrió con Embraer, que acabó de ganar el aval en el país norteamericano para comercializar el avión de defensa Súper Tucano.

La noticia sobre la investigación adelantada por el órgano regulador estadounidense y el flojo desempeño de la empresa en el tercer trimestre del año hicieron que las acciones de la compañía registraran las mayores pérdidas del día en la bolsa de Sao Paulo, con una contracción del 4,97 por ciento.

Según el balance corporativo, divulgado hoy por la empresa, la fabricante registró pérdidas de 200.000 reales (unos 115.000 dólares) en el tercer trimestre, que contrastan con los beneficios de 219,9 millones de reales (cerca de 127 millones de dólares) del mismo período del año pasado.

La empresa atribuyó el deterioro de sus resultados al impuesto de la renta que tuvo que pagar adicionalmente debido a la depreciación del real brasileño frente al dólar, que en septiembre fue del orden del 18 por ciento.

Después de las turbulencias de este jueves, la compañía anunció al final del día un memorando de entendimiento para la constitución de una sociedad con la estatal Telebrás, con participación societaria del 51 y el 49 por ciento respectivamente, para actuar en el sector de desarrollo satelital.

La nueva empresa pretende participar de los programas del Gobierno en las áreas de Internet de banda ancha y comunicaciones estratégicas de defensa y gubernamentales.