Los políticos mexicanos están preocupados por los efectos que pueda tener la violencia sobre las elecciones de la semana próxima en el estado de Michoacán, después del asesinato de un alcalde popular en la ciudad de La Piedad.

El procurador general del estado de Michoacán, Jesús Montejano, dijo que cuatro candidatos en las elecciones para alcaldías y el congreso estatal han solicitado protección adicional tras la muerte del alcalde Ricardo Guzmán.

Montejano dijo que una pista que se investiga es la posibilidad de que un automovilista se haya indignado por una calcomanía que alguien en el bando de Guzmán pudiera haber estampado en su automóvil. La fiscalía también investiga una posible participación de un cartel de narcos.

El gobierno federal dijo el viernes que ofrecerá una recompensa de cinco millones de pesos (370.000 dólares) por información sobre los asesinos.