El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, viajó hoy a Sendai (noreste de Japón) para visitar las zonas más afectadas por el terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo, en una visita que consideró una obligación para "compartir su sufrimiento".

El Dalai Lama, que se encuentra en Japón invitado por la Universidad de Koyasan (centro), afirmó a su llegada a Sendai que, cuando se enteró de la tragedia de marzo, se sintió "realmente muy triste" ante una desgracia que, dijo, "va más allá de nuestro control".

"He visitado en muchas ocasiones Japón, tengo muchos amigos japoneses, por lo que sentía que era mi deber realizar una visita para compartir su sufrimiento", señaló el Dalai Lama en un comunicado difundido por su delegación.

El líder budista llegó el pasado 29 de octubre a Japón para unas jornadas de seminarios y conferencias con los jóvenes de la universidad de Koyasan, antes de partir hoy hacia las zonas arrasadas en el noreste del país.

Durante los dos próximos días, el septuagenario líder oficiará varias ceremonias en memoria de las víctimas del terremoto y el tsunami y dará conferencias en Sendai, capital de la provincia de Miyagi, una de las más afectadas por la tragedia.

Además, el décimo cuarto Dalai Lama acudirá mañana al templo budista de Koushoji, en Sendai, para rendir homenaje a las víctimas, y pronunciará un discurso en la escuela budista Seiwa, en la misma ciudad.

También tiene previsto visitar la provincia de Fukushima, donde se encuentra la central de Daiichi, epicentro de la peor crisis nuclear de los últimos 25 años, para dar una charla en la ciudad de Koriyama, antes de partir el lunes a Tokio.