La Armada colombiana se incautó de un pequeño semisumergible que navegada en aguas del Caribe, pero que aún no había sido cargado de droga.

Fue detectado por radares de patrullas de la Armada y cuando sus unidades llegaron a la zona, los ocupantes del semisumergible abrieron las válvulas para hundirlo, informó el viernes el jefe del estado mayor de la Fuerza Naval del Caribe, Andrés Vásquez.

El aparato tenía 1,2 metros de ancho y 12 de largo y con una capacidad para llevar un tonelada de droga.

Los tripulantes lograron escapar en dos lanchas rápidas que escoltaban al semisumergible y que la Armada logró hacer reflotar más tarde con ayuda de buzos y naves, agregó el oficial en diálogo telefónico.

Las autoridades, añadió, no han logrado determinar el punto de salida y destino del aparato, detectado a unos 100 kilómetros al noroeste de Cartagena, balneario colombiano sobre las costas del Caribe. Calculan que sería cargado con droga en algún punto del mar.

El semisumergible fue remolcado hasta las instalaciones de la Estación de Guardacostas de Cartagena, dijo.

Desde 1993, cuando se produjo el primer decomiso de una nave, las autoridades se han incautado o interrumpido el viaje de 71 de estos artefactos, indicó la Armada en un comunicado.

En lo que va del 2011 han sido decomisados al menos ocho semisumergibles y dos submarinos, que son de fabricación artesanal, generalmente hechos en fibra de vidrio, según información oficial.

Las autoridades han dicho que bandas de narcos se asociarón para la construcción de estos equipos y compartir los costos de enviar grandes cargas de cocaína, al menos unas siete a 10 toneladas, en una solo viaje con rumbo a costas de Centroamérica y México para luego distribuir en Estados Unidos.