El descenso de la demanda de productos chinos por la crisis internacional podría llevar a la locomotora china "que aún tiene mucha energía" a girar desde potencia exportadora al interior del país con 1.300 millones de personas para satisfacer la demanda, dijo hoy el nuevo embajador de Perú en China, Gonzalo Gutiérrez.

La relación entre ambos países "pasa por el mejor de los momentos" y ambos, como también los países de América Latina, fueron ejemplo para superar rápidamente la crisis de 2008-2009, recordó el embajador sobre la crisis actual.

"Ahora debemos elevar de nivel la relación económica-comercial, hacerla más fina y sofisticada, con inversiones y mayor nivel tecnológico ya que China es en 2011 el principal socio comercial de Perú", destacó Gutierrez.

Según el diplomático, Perú desea que "las inversiones chinas se enfoquen a la generación de empleo en sectores que den valor añadido y transfieran tecnología".

Los intercambios culturales también son importantes para impulsar la relación bilateral y mientras se trabaja en un programa para que más jóvenes peruanos vengan a China y estudien el idioma, "herramienta esencial en la economía globalizada de hoy", ya se abrieron 3 Institutos Confucio en Lima y Piura, destacó.

El embajador hizo estas manifestaciones en la presentación del libro "Monumentos a la eternidad: Machu Picchu y la Gran Muralla", del peruano residente en Pekín desde hace décadas, Antonio Fernández Arce, y publicado con ocasión de los 40 años de relaciones diplomáticas.

Según Fernández, escogió dos emblemas de lugares muy distantes en el mundo y "maravillas del mundo" para resaltar una amistad de más de 160 años, "y expresar gratitud a mi patria nativa y a mi segunda patria" con un libro que en una edición limitada fue editado por la embajada peruana en tres idiomas (español, inglés y chino).

La obra fue elogiada por el vicepresidente de la Asociación de Diplomáticos Veteranos de China, Tang Mingxin, que dijo, refleja la construcción de amistad entre China y Perú y recordó que el autor pertenece a la primera ola de peruanos que se instalaron en China "cuando se requería un esfuerzo de adaptación", contó Tang.

"Según un proverbio chino, la íntima amistad borra las lejanías y esa es la experiencia que ha vivido Perú en su relación con China", finalizó Fernández.

La presentación del libro forma hoy parte de una veintena de actividades con los que la embajada peruana en China celebrará las cuatro décadas de relaciones e intentará difundir más la cultura del país suramericano.

"El año 2011 de los 40 años es también emblemático pues se conmemoran los 100 años de la apertura de Machu Picchu a la arqueología mundial y los 100 años de la revolución de Sun Yat Sen, fundador de la república en China que puso fin al régimen feudal", añadió el nuevo embajador peruano en China.