Los legisladores en Camboya aprobaron el viernes una muy esperada ley que considera los ataques con ácido delitos con penas que llegan hasta cadena perpetua.

Los ataques con ácido que generan desfiguramiento en las víctimas son muy comunes en la nación del sureste de Asia. Un grupo de ayuda a las víctimas ha registrado 21 de estos casos en lo que va de 2011, luego de contar 40 en 2010.

La cámara baja del Parlamento sometió la medida a votación el viernes. La ley ahora deberá ser aprobada por el Senado y firmada por el rey, procesos que son considerados mera formalidad.

Kim Leng fue atacada hace tres meses cuando su novio le arrojó ácido en su cabeza y cuerpo. La mujer de 29 años se dijo complacida de que la ley haya sido aprobada y espera que "haga que los agresores dejen de usar ácido como arma".