Una "minicumbre" del eurogrupo, integrada por los países que asisten al G20 (Francia, Alemania, Italia y España), analizará hoy la advertencia de la UE a Grecia sobre las ayudas y la permanencia en el euro.

La reunión, como informaron fuentes comunitarias, tiene como objetivo aunar la postura del eurogrupo sobre este asunto en la reunión del G20 (países más desarrollados y principales emergentes) que comienza esta tarde en la ciudad francesa de Cannes.

Las dos grandes potencias de la zona euro emplazaron anoche a Grecia a que se pronuncie lo antes posible sobre si quiere seguir en el euro y congelaron el sexto tramo de la ayuda, de 8.000 millones de euros, hasta que se despeje esta incertidumbre.

"La UE y el FMI no pueden entender que haya un sexto tramo de ayuda si no se cumple lo acordado y si no se despeja la incertidumbre", dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, que soliviantó a sus socios del eurogrupo al proponer la convocatoria de un referéndum sobre el rescate aprobado por éste la pasada semana en Bruselas, dio garantías de que la consulta sería rápida, posiblemente el 4 de diciembre.

Francia y Alemania le exigieron ayer a Papandreu que la pregunta sea clara y se refiera a la pertenencia o no de Grecia a la zona euro.

La canciller alemana afirmó anoche que el sexto tramo de ayuda sólo se podrá pagar si Grecia acepta todas las partes del acuerdo pactado en la cumbre de la eurozona del 27 de octubre y si el referéndum supone la aceptación o no de seguir en la eurozona.

Según fuentes comunitarias, el encuentro de hoy está previsto para las 10.30 horas (09.30 GMT) y a ella asistirá el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, además de los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, además de Sarkozy.

La canciller alemana, Angela Merkel, tiene a esa misma hora una reunión bilateral con el presidente estadounidense, Barack Obama, por lo que acudirá probablemente al encuentro europeo su ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Esta reunión es el colofón a toda una serie de encuentros europeos previos a la cumbre del G20, tras el anuncio de Papandreu de convocar el referéndum.

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, vinculó su recomendación sobre el desbloqueo del sexto tramo de ayuda a Grecia al resultado del referéndum.

"Tan pronto como el referéndum se complete, y se elimine toda incertidumbre, haré una recomendación al Comité Ejecutivo del FMI respecto al sexto tramo de nuestro préstamo para apoyar el programa económico en Grecia", dijo Lagarde en un comunicado.

Tanto Sarkozy como Merkel reconocieron que "el principio del referéndum es legítimo", pero que la eurozona "no podía mantenerse en una incertidumbre prolongada".

El Gobierno español ha mostrado ya su descontento con el anuncio de Atenas de convocar dicho referéndum, porque considera que puede generar nuevas turbulencias en los mercados y lastrará la evolución económica de la zona euro.

Pese a las garantías dadas anoche por Papandreu en Cannes, la incertidumbre en Grecia continúa.

El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, se ha mostrado contrario a que la permanencia de Grecia en el euro se plantee en referéndum.

"El lugar de Grecia dentro del euro es un logro histórico que no puede depender de un referéndum", dijo esta madrugada Venizelos, según informa el periódico griego "Ta Nea".