El procurador general de Texas, Greg Abott, dijo que escribió una carta al presidente Barack Obama en la que insiste en la necesidad de reforzar las defensas para impedir que la violencia de los narcos mexicanos trasponga la frontera.

Abbott dijo que tomó la decisión después que un alguacil del sur de Texas llegó a la conclusión de que la violencia ya ha comenzado.

El alguacil Lupe Trevino, del condado de Hidalgo, había desestimado las versiones de que la violencia de los narcos mexicanos hubiese llegado a territorio estadounidense. Pero el martes detectó el primer caso después que dispararon contra uno de sus agentes en un enfrentamiento con secuestradores despachados por el Cartel del Golfo.

Trevino dijo que los individuos habían sido enviados para recuperar una carga de drogas robadas cerca de Edinburg. Un sospechoso murió en el tiroteo.

Trevino dijo que estaba preparado para hacer frente a la situación.