Los israelíes están divididos por igual sobre si su país debería atacar el programa nuclear de irán, según un sondeo difundido el jueves.

El sondeo apareció tras circular informaciones según las cuales el primer ministro Benjamin Netanyahu intenta persuadir a su gabinete a que autorice dicho ataque y tras probar los israelíes con éxito un misil de largo alcance capaz de transportar una ojiva nuclear para bombardear Irán.

Israel insiste que Irán intenta obtener armas nucleares pese a las negativas de Teherán. No quedó en claro si Netanyahu es partidario de un ataque o si intenta presionar a la comunidad internacional a que adopte una posición más dura con Irán. Ordenar un ataque no es una decisión que adoptaría solo, ya que necesitaría la aprobación de su gabinete.

El 41% de los encuestados por el instituto de sondeos dijo que respaldarían un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán, que según muchos israelíes fueron construidas con el exclusivo propósito de producir ojivas atómicas.

Una proporción similar — el 39% — se opone a dicho ataque, que conllevaría dificultades logísticas y podría ocasionar una mortífera respuesta iraní y el caos regional. El 20% se mostró indeciso.

El sondeo, publicado y encargado por el diario israelí Haaretz, entrevistó el miércoles a 495 personas y tiene u margen de error de 4,6 puntos. La agencia Dialog aclaró que las entrevistas al azar fueron de israelíes adultos.

Aunque el sondeo parece representar a una nación dividida, el hecho de que 4 de cada 10 israelíes respalda dicho ataque es notable dadas las implicaciones. El miércoles, el jefe de las fuerzas armadas iraníes amenazó con duras represalias contra Israel si ataca las instalaciones nucleares iraníes.