El embajador de Siria ante las Naciones Unidas negó el miércoles una acusación del director de la agencia nuclear de la ONU de que un edificio destruido por aviones israelíes de combate en el desierto sirio en 2007 era muy probable que encubriera el sitio de un futuro reactor nuclear.

Bashar Ja'afari dijo en la Asamblea General de Naciones Unidas que la mayoría de los hallazgos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) del actual director general Yukiya Amano se basan en imaginería y análisis presentados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, la CIA.

Agregó que esto hizo que Siria cuestionara la credibilidad de la información y corroborara documentos debido a que Estados Unidos "persigue una agenda política hostil a los intereses de mi país".

Ja'afari dijo que la información de Amano "carecía de credibilidad" y eran en sentido contrario a previas afirmaciones de la AIEA.