Dos explosiones casi simultáneas, que fueron provocadas cerca de una fila de guardias de seguridad que esperaban para recibir sus cheques de pago, mataron a seis de ellos, dijeron el jueves funcionarios iraquíes.

Un funcionario del ministerio del Interior dijo que inicialmente, un atacante suicida detonó sus explosivos el jueves a las 8 de la mañana frente a una base militar iraquí cerca de Bakuba, 60 kilómetros (35 miles) al noreste de Bagdad.

Dos minutos después, un coche bomba estalló a unos 9 metros (30 pies) de distancia.

Las víctimas pertenecían a la milicia sunita Saua que se unió a las fuerzas estadounidenses en la lucha contra al-Qaida en un importante giro en la guerra.

Un funcionario del hospital de Bakuba dijo había 19 heridos, entre ellos cinco soldados.