El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, pidió hoy a la comunidad internacional frenar el cambio climático y ayudar a las 148.530 personas afectadas por las intensas lluvias que han azotado a este país en las últimas semanas y que han causado al menos 16 muertos.

"El llamado que les hacemos es en dos sentidos: uno es el grito sobre el cambio climático y cómo nos está afectando en Centroamérica y a una gran cantidad de países insulares y el otro es sobre la problemática del momento con todas esas familias" afectadas por las inundaciones, dijo Santos.

El diplomático nicaragüense hizo esa petición durante un encuentro en la sede de la cancillería, en Managua, con la Mesa de Cooperantes, integrada por países de Europa, Asia y América del Norte, transmitido por medios oficiales.

En la reunión participó Catherine Bragg, subsecretaria general para Asuntos Humanitarios y coordinadora adjunta del Socorro de Emergencia de la Organización de la ONU, y Mendel Goldstein, jefe de la delegación de la Comisión Europea (CE) para Centroamérica y Panamá.

Las lluvias que han azotado a Nicaragua en las últimas semanas han causado 16 muertes, 18 heridos, 148.530 personas afectadas, 10.803 evacuadas, 1.516 kilómetros de carreteras y caminos dañados, y 5.118 viviendas destruidas y parcialmente averiadas, según cifras oficiales.

Debido a los aguaceros este país se encuentra en estado de calamidad pública y en alerta nacional desde el 17 de octubre pasado y el Gobierno anunció el pasado sábado que destinará unos 15,7 millones de dólares del presupuesto nacional para atender las emergencias.

Bragg, quien llegó ayer a Nicaragua y también visitará El Salvador, otro país afectado por las intensas lluvias, constató hoy los daños provocados por las precipitaciones.

La funcionaria de la ONU declaró a periodistas que en Managua y en el vecino municipio de Tipitapa, vio calles y viviendas inundadas, así como la crecida del lago Xolotlán, que amenaza a los habitantes de las zonas costeras.

"Pude sentir los olores que había en los sanitarios inundados", afirmó.

Bragg criticó que "el desastre actual" no recibe la suficiente cobertura mediática internacional.

"Quiero asegurar que la realidad que están viviendo ustedes será revisada por la comunidad internacional para entender lo que está pasando", añadió.

La ONU emitió la semana pasada llamamientos de ayuda internacional para asistir con unos 14,3 millones de dólares a Nicaragua y 15,7 millones de dólares a El Salvador.

Goldstein, por su parte, calificó como "muy compleja" la lucha contra el cambio climático y reiteró que la Unión Europea aportará 4 millones de euros (unos 5,5 millones de dólares) a los países centroamericanos golpeados por las lluvias.