Dos naves espaciales chinas no tripuladas se acoplaron con éxito el jueves temprano, llevando a la nación asiática a dar un paso más hacia la creación de su propia estación espacial.

La nave Shenzhou 8 que fue lanzada el martes se acopló con el módulo Tiangong 1 que ya estaba en órbita, dijo Wu Ping, vocera del programa espacial de China.

Estados Unidos y Rusia son los únicos dos países en dominar la técnica del acoplamiento espacial. Fue un "suceso histórico y establece una base sólida para seguir con las misiones", dijo Wu.

El ensamble ya ha orbitado la Tierra seis veces con instrumentos a bordo, funcionando normalmente, dijo Wu.

La agencia noticiosa estatal Xinhua dijo que el proyecto es el más ambicioso de China en el espacio. El cohete Shenzhou 8 fue lanzado el martes desde una base en el occidente chino.

China inició su propio programa de una estación espacial tras ser rechazada reiteradamente en sus intentos por sumarse a la Estación Espacial Internacional, en la que colaboran 16 naciones. El rechazo fue mayormente por objeciones de Estados Unidos, que se muestra receloso de los lazos militares del programa espacial chino.

En términos de tecnología, el lanzamiento del Tiangong 1 coloca a China donde estaba Estados Unidos en la década de 1960 durante el programa Gemini. Pero expertos espaciales dicen que China avanza más rápidamente con cada lanzamiento que lo que Estados Unidos entonces.

Expertos ha dicho que no ven funciones militares explícitas para la estación espacial china.

El presidente Hu Jintao elogió el acoplamiento en un mensaje desde Francia, en donde asiste a la cumbre del Grupo de los 20. El primer ministro Wen Jiabao y otros altos funcionarios observaron el acoplamiento desde un centro aerospacial en Beijing, dijo Xinhua.

China planea dos misiones espaciales más — al menos una de ellas tripulada — al módulo Tiangong 1 el año próximo.

Los planes incluyen lanzar dos módulos experimentales para más pruebas antes de que la estación sea lanzada en tres secciones entre el 2020 y el 2022.

Con unas 60 toneladas cuando sea completada, la estación espacial china va a ser considerablemente menor que la estación internacional, que se espera siga en operaciones hasta el 2028.

China lanzó su primera misión tripulada al espacio en el 2003, sumándose a Rusia y Estados Unidos como los únicos países en lanzar humanos al espacio. El programa chino prevé además un viaje a la Luna, posiblemente tripulado.