El presidente de EEUU, Barack Obama, advirtió hoy de la "continua amenaza" del programa nuclear iraní, en declaraciones a la prensa tras una reunión con su colega francés, Nicolas Sarkozy.

En declaraciones conjuntas a la prensa, Obama indicó que ambos hablaron hoy en su reunión de más de una hora, dominada por las cuestiones económicas, sobre la situación en Irán.

Los dos se mostraron de acuerdo, señaló, en "la necesidad de mantener la presión sin precedentes" sobre el régimen de Teherán.

Las declaraciones de Obama se producen cuando el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) se prepara para emitir un informe sobre la actividad nuclear y supuestos experimentos atómicos en Irán.

EEUU, Francia y el Reino Unido quieren que el OIEA difunda lo que sabe sobre esos experimentos, mientras que Rusia y China se oponen.

Irán asegura que su programa nuclear tiene fines pacíficos y busca con él producir electricidad, mientras que EEUU acusa a ese país de mantener un programa militar encubierto.

La reunión entre Obama y Sarkozy se produjo al margen de la cumbre del G20 que se inaugura en Cannes (Francia) hoy y que tiene como principal objetivo hacer frente a la crisis de la deuda en la eurozona, que amenaza el crecimiento de la economía global.