La Interpol lanzó una campaña para salvar a los últimos tigres silvestres en el mundo en los 13 países asiáticos en los que aún existen, ganando elogios de grupos conservacionistas.

El proyecto vinculará a funcionarios internacionales de fauna con agentes de aduanas y policía en los 13 países para ayudarles a frenar la caza ilegal y el contrabando de partes de tigre para su uso en medicina tradicional.

"Tener una fuerza como la Interpol trabajando en esto le dará un gran impulso a las gestiones", dijo Mike Baltzer, jefe de la Iniciativa de Tigres del Fondo Mundial para la Naturaleza, el jueves, un día después que fuese lanzada la iniciativa en una reunión de la Interpol en Hanoi.

La caza ilegal y la fragmentación de hábitat han causado una declinación en la población de tigres en Asia de 100.000 en 1800 a menos de 3.500 en la actualidad.

El hábitat de esos felinos abarca China, Rusia, el sudeste asiático e India. Los tigres no viven en la naturaleza en otras partes.

En noviembre del 2010, líderes de los 13 países prometieron aumentar al doble la población de tigres para el 2022.

El proyecto de la Interpol "va a reducir el tráfico de partes de tigre, con el efecto adicional de reducir otros crímenes contra la fauna en Asia", dijo Robert Zoellick, jefe del Banco Mundial y fundador de la Iniciativa Global del Tigre, que supervisará el proyecto, en declaraciones a delegados de la Interpol por video.

El proyecto prevé vincular a agentes de la ley y aduanas en países asiáticos con funcionarios de fauna de Estados Unidos, Gran Bretaña, el Banco Mundial y el Smithsonian Institution.