El Gobierno chileno descartó hoy la posibilidad de privatizar activos públicos para financiar el presupuesto de Educación del próximo año, sugerida este miércoles por uno de sus ministros.

"Por supuesto que el tema de la venta de activos puede ser una opción pero en este momento no está contemplada la venta de activos", aseguró el ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, durante los debates sobre el presupuesto 2012 en el Parlamento chileno.

El miércoles, el ministro de la Presidencia, Cristián Larroulet, admitió tal posibilidad al señalar que la venta de activos estatales para financiar la Educación "no es descartable, ese instrumento también se considera".

Este jueves, el responsable de las finanzas públicas señaló que el Gobierno tiene que evaluar "todas las alternativas de financiación", incluidas las privatizaciones, pero subrayó que estas últimas no están previstas en esta ocasión.

La oposición criticó lo que a su juicio son posiciones ambivalentes del Gobierno en esta materia, que se debate en medio de movilizaciones estudiantiles que se mantienen desde el pasado mayo en demanda de una educación pública gratuita y de calidad.

El senador socialdemócrata Ricardo Lagos Weber consideró "escandalosa" la eventual privatización de empresas del Estado para financiar la educación pública, mientras su colega socialista Camilo Escalona afirmó que el mayor problema es que dos ministros hayan hecho declaraciones discrepantes.

A su juicio, el ministro de Hacienda "tiene un problema" interno en el gabinete ministerial y le pidió que no trate de desviar la atención. "Si él está superado como jefe del área económica no es un problema de nosotros los parlamentarios", apostilló.

También terció en el asunto el ministro chileno de Economía, Pablo Longueira, para quien las privatizaciones pueden servir sólo para "aquellas cosas que requieren financiamiento por una vez".

"No podemos estar financiando gastos permanentes con ventas de activos", señaló Longueira, que no ha descartado para este último caso una subida de impuestos, algo a lo que se oponen los grandes gremios empresariales.

En tanto, la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) dio a conocer hoy un cronograma de movilizaciones para noviembre que incluye, en principio, una manifestación en el centro de Santiago el próximo domingo, otra el día 9 y un paro nacional de dos días el 17 y 18 del penúltimo mes del año. EFE