Después de seis semanas de escuchar, los jurados en el juicio por homicidio involuntario al médico de Michael Jackson iniciaron sus deliberaciones el viernes.

Las discusiones del panel integrado por siete hombres y cinco mujeres en un tribunal de Los Angeles podrían concluir en la condena o absolución del doctor Conrad Murray, a quien la fiscalía ha caracterizado como un médico oportunista y la defensa como un ingenuo.

Los jurados escucharon el jueves los alegatos finales de las dos partes a fin de determinar si el acusado deberá ser condenado por homicidio involuntario en la muerte del rey del pop en junio del 2009. Los abogados de la defensa fustigaron a la fiscalía y sus testigos.

Jackson murió a causa de una dosis fatal del anestésico propofol, que Murray admitió haber dado al artista para ayudarle a dormir.

El abogado defensor Ed Chernoff argumentó que Jackson murió porque estaba tan aficionado al poderoso anestésico que él mismo se inyectó cuando Murray salió de su habitación.

"Quieren que ustedes condenen al doctor Murray por las acciones de Michael Jackson", dijo Chernoff a los jurados.

"Pobre Conrad Murray", replicó el fiscal David Walgren. "Michael Jackson está muerto. Y tenemos que escuchar acerca del pobre Conrad Murray y ningún médico sabe lo que es estar en su lugar".