España ofreció hoy a los países iberoamericanos su experiencia en el campo científico con el propósito de estrechar los lazos en el desarrollo de nuevos proyectos vinculados a la innovación.

"El Gobierno español mantiene su compromiso de invertir en tecnología porque es una oportunidad para Latinoamérica y una salida para la crisis económica", dijo el secretario general de Innovación de España, Juan Tomás Hernani, en Río de Janeiro, en la apertura de una reunión iberoamericana del sector.

La segunda reunión del Comité Intergubernamental Iberoamericano de Innovación congregará hasta mañana, viernes, a dirigentes de doce países iberoamericanos con el fin de promover la competitividad de las empresas a partir de la colaboración en proyectos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

El representante del Gobierno español abogó por reforzar la cooperación entre la industria, la universidad y las pequeñas y medianas empresas (pymes) para lograr mejores resultados en la ciencia.

Hernani dijo a Efe que la inversión del Gobierno de España en investigación pública alcanzó el año pasado los 7.000 millones de euros.

Según el secretario general, España cuenta con una estrategia estatal de innovación diseñada sobre los ejes de financiación, mercados, proyección internacional, cooperación territorial y empleo con el propósito de aumentar la participación del sector privado en investigación y desarrollo.

El presidente de la empresa pública Financiera de Estudios y Proyectos de Brasil (Finep), Glauco Arbix, coincidió al manifestar que la innovación es "una garantía de éxito" para afrontar la crisis económica.

"Tenemos una gran responsabilidad al desarrollar el Programa Iberoamericano de Innovación, con el que se busca fomentar el intercambio científico y tecnológico entre los países", apuntó el dirigente de la Finep, órgano vinculado al Ministerio de Ciencia y Tecnología de Brasil.

El Comité se clausurará mañana con una sesión en la que se aprobarán sus líneas básicas de trabajo para 2012 y a la que asistirán el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil, Aloizio Mercadante.