El presidente de Haití, Michel Martelly, regresará hoy a su país desde Estados Unidos, adonde viajó el 27 de octubre por razones médicas, informaron fuentes oficiales.

El regreso de Martelly se ha adelantado tres días, puesto que estaba previsto para el 6 de noviembre, y se producirá en medio de una crisis político judicial desatada con la detención y posterior liberación del diputado Arnel Bélizaire, cuya inmunidad parlamentaria no fue tomada en cuenta.

La Cámara de Diputados ha solicitado por esta detención la dimisión de dos ministros y un secretario de Estado y el Senado ha convocado para hoy al ministro de Justicia, Josué Pierre-Louis, y al secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Michel Brunache.

Sectores políticos y varias organizaciones del cuerpo social haitiano han expresado durante los últimos días su preocupación por lo que consideran una desviación "dictatorial" del poder de Martelly.

El arresto de Bélizaire se produjo el 27 de octubre, a su regreso de Francia, en cumplimiento de una orden del fiscal interino de la capital haitiana, Félix Léger.

El diputado había escapado supuestamente en febrero de 2004 de la cárcel, donde permanecía bajo acusaciones de posesión ilegal de armas de fuego y robo de vehículo, aunque él y su abogado, Camille Leblanc, han explicado en varias ocasiones que los cargos contra él fueron archivados y que cumplió la condena impuesta por el delito de tenencia ilícita de armas.

No se ha conocido resolución judicial alguna relacionada con su arresto, que se produjo tras un altercado ocurrido el 12 de octubre, cuando él y Martelly mantuvieron un intercambio de insultos durante una reunión de un grupo de parlamentarios con el presidente en el Palacio Nacional.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sorel Jacynthe, calificó de dictatorial la detención del legislador y la atribuyó directamente a la voluntad del presidente, quien, según él, había manifestado previamente su interés en que se produjera el arresto.

Martelly fue investido presidente hace cinco meses y no consiguió que el Parlamento ratificara a los dos primeros candidatos que propuso para el cargo de primer ministro, ya que no dispone de mayoría en las cámaras.

Un tercer aspirante, Garry Conille, fue ratificado finalmente como primer ministro a mediados de octubre y el nuevo equipo gubernamental comenzó a ejercer sus funciones hace menos de dos semanas.